martes, 15 de mayo de 2007

EL PARTIDO MAYORITARIO PERDEDOR: LA ABSTENCIÓN

Hola a todos y a todas, en estas fechas tan electoralistas no me he podido reprimir el hacer una reflexión en voz alta. Quiero que reflexionemos sobre el partido mayoritario perdedor en cada una de los comicios electorales en nuestro país desde hace más de 20 años: LA ABSTENCIÓN.

Toda persona, según los derechos constitucionales que nos garantiza la Carta Magna, tiene derecho a elegir mediante un acto democrático, EL VOTO, una opción política de acuerdo con sus intereses y pensamientos ideológicos, y por ello a mi entender, reclamar, y/o castigar con el mismo acto democrático, EL VOTO, si esa opción a la que votó le ha decepcionado o crea que no ha cumplido con sus expectativas, en unos próximos comicios electorales.

Lo que no me parece lógico es la apatía con la que muchos ciudadanos y ciudadanas de nuestro país, se han tomado este derecho en los últimos años, tomando por la vía más fácil y vaga, no yendo a votar, es decir Abstenerse a ejercer ese derecho.

Lo más patético de todo es que si vas por la calle, o en el autobús, o en el propio centro de trabajo, es escuchar las quejas sobre políticos y políticas de “este no ha hecho nada”, “este es como todos : un ladrón”, “están ahí para pillar lo que pueden”, etc…. Y lo más penoso de todos, es que si les preguntas, ¿y que votastes tú?, te responden… “yo no fui a votar, para lo que sirve…”.

Yo creo que como cualquier acto cotidiano que hacemos día a día, por poneros un ejemplo : si compramos una prenda o cualquier objeto, si está en mal estado, o no nos conviene, pues vamos a devolverlo o a quejarnos simplemente si vemos algo que no nos gusta, que para quejarnos en este país somos los primeros…

Pero a mi me parece que si nos quejamos, es porque algo nos repercute, y si lo hacemos es porque queremos cambiar lo que nos repercute…. Pues lo mismo pasa con ejercer el derecho al voto, Ve a votar, pero no te quedes en tu casa, o creas que no es importante elegir algo que SI te afecta, aunque creas que no, o ese político no entre en tu casa todos los días…

El dinero público es de todos, la gestión que hacen los políticos es para todos, y a todos nos afecta más directa o indirectamente, aunque no lo veamos directamente nosotros, ni nos afecte en un plato más o menos de comida en la mesa de nuestra casa.

Ese sentido apático de los ciudadanos tiene que cambiar, si quieres que cambien las cosas que no te gusta VOTA, por una opción política, en blanco, en nulo, pero VOTA.

Hace poco leyendo, (uno de mis vicios más reconocidos), un libro llamado “El Mapa del Creador”, de un autor malagueño, Emilio Calderón, me hizo reactivar esta reflexión sobre la abstención, al leer sobre los 2 tipos de abstencionistas, el activo, o rebelde, o el incompetente, motivado por la pasividad. (Este último muy dado en España estos últimos 20 años). También define al Abstencionista como un ser vacío, negado para la lealtad y, en consecuencia, también para la virtud, es decir… Un cobarde que se esconde como los avestruces, metiendo la cabeza debajo de tierra, como si nada fuera con él.

Nos debería de dar vergüenza a los españoles de mirar al país vecino, Francia, tanto como los criticamos siempre, como han participado en estos últimos comicios presidenciales. 85,48% de participación, y pongo el cuello de que si les va mal, dentro de 4 años, volverán a cambiar de opción política, ejerciendo su derecho al voto y acudiendo a las urnas.

La mayor lástima de todo esto, es que los integrantes de este partido mayoritario: LA ABSTENCIÓN, son personas de ideas progresistas, de izquierda, de las que exigen mayor bienestar social. Sí, mucho exigir, pero poco votar… y al final son los que más pierden.

Los votantes de los partidos de derecha son los que menos porcentajes de abstención tienen en sus filas. Ellos, todos y cada uno de ellos van a votar, ellos no fallan nunca, y exigen… y si ganan sus opciones políticas, se les da lo que exigen.

Hace 20 años era impensable que un votante de opción política de izquierda se quedara en casa sin ir a ejercer el voto. Esos votantes querían cambiar su país, y así lo hicieron, exigieron más bienestar social, y lo consiguieron. ¿Porqué ahora piden, pero no dan nada a cambio?, ¿se han vuelto comodones?, o ¿simplemente piensan que el cambio vendrá por arte de birli birloque?

Mientras tengamos el Sistema electoral que tenemos, es la única opción que nos queda para cambiar lo que no nos guste, ir a VOTAR.

Si queremos un Parque en vez de unas torres, TENEMOS QUE IR A VOTAR, si queremos que cuiden más nuestro barrio, TENEMOS QUE IR A VOTAR, si simplemente no nos gustan como han hecho las cosas los políticos que nos han gobernado, TENEMOS QUE IR A VOTAR.

NO TE QUEDES EN CASA, NO METAS LA CABEZA EN UN AGUJERO, NO MIRES PARA OTRO LADO, ¿QUIERES CAMBIAR LO QUE NO TE GUSTA?

EL PRÓXIMO DIA 27 DE MAYO, VE A VOTAR.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El voto de los núcleos rurales y de poblaciones industriales es para el PSOE en tanto que el urbano, es del PP. Este dibujo se mantiene desde 1995, cuando se produjo el gran vuelco a favor del PP en las elecciones municipales. El envejecimiento de la población, el crecimiento del nivel de renta, la expulsión de los jóvenes de las ciudades por el encarecimiento de la vivienda y la desmovilización de sectores progresistas son las causas más citadas para que las cosas sean así. La tendencia apunta un cierto cambio, siempre que responda el electorado del PSOE y de IU, instalado en la abstención.

El maniqueo del "voto cautivo rural" para el PSOE y el voto "urbano, inteligente y consciente" para el PP, repetido durante años para irritación de los socialistas, se ha basado en la tozudez de los datos, pero es matizado por expertos electorales porque no siempre fue así. En efecto, la debacle del PSOE en las grandes ciudades se produjo en 1995, víspera de la derrota socialista en las generales del año siguiente, y nadie ha puesto en duda que los escándalos de la vida nacional fueron pagados en primera vuelta por alcaldes socialistas independientemente de su gestión.

La mala situación del PSOE en los grandes núcleos urbanos se arrastra desde esas elecciones en las que el PSOE sólo retuvo cinco capitales de provincia en toda España sobre un total de 52. Hubo un avance considerable en 1999 y continuó en 2003, pero no ha compensado la debacle de 1995.

¿Por qué el PP triunfa en las capitales de provincia desde 1995? Los estudios apuntan a las mismas causas: envejecimiento de la población, crecimiento del nivel de renta de sus habitantes y la expulsión de los jóvenes fuera de las ciudades por el encarecimiento de la vivienda. Junto las causas citadas la dirección del PSOE añade "el desencanto y desmovilización de los sectores progresistas del electorado urbano". Esta es la apreciación de Álvaro Cuesta, responsable federal de Ciudades del PSOE, que trabaja con un amplio equipo de expertos desde hace tres años en el análisis del comportamiento electoral de los españoles en las elecciones municipales.

Claro está, también le corresponde la movilización y el programa electoral.

- Voto rural

El PSOE domina en municipios del tramo de población hasta 5.000 habitantes y supera al PP por más de 86.000 votos y 3 puntos de diferencia. Este bloque representa a 6.390 ayuntamientos y supone el 6,57% de la población. También domina el PSOE en los tramos intermedios, de 5.000 a 20.000 habitantes, que representa 882 ayuntamientos, el 19,7% de la población y el 10,87% de todos los ayuntamientos. En estos bloques el PSOE supera al PP en más de 250.000 votos.

También continúa el PSOE a la cabeza en el tramo de 20.000 a 50.000 habitantes, donde está el 14,82% de la población, saca una ventaja de 126.000 votos.

- Voto urbano

En los 123 ayuntamientos de más de 50.000 habitantes, el PSOE es preponderante con 61 alcaldías sobre las 50 del PP. Otras 12 ciudades restantes de este tramo están gobernadas por partidos regionales o nacionalistas.

- El PP dobla al PSOE

Pero el gran triunfo del PP reside en las capitales de provincia, en las que dobla en número de alcaldías al PSOE. No así en los grandes municipios industriales situados, sobre todo, en los cinturones de las grandes capitales, como Madrid y Barcelona. Ahí existe un fuerte componente de población obrera, siendo el PSOE claramente mayoritario.

Pero los socialistas destacan su presencia mayoritaria en los núcleos entre 50.000 y 250.000 habitantes, en los que vive el 25,1% de la población española. El PSOE gobierna en 54 ciudades frente a las 41 del PP.

- El PSOE, más votos y concejales De las doce ciudades que van de 250.000 hasta 500.000 habitantes, aunque hubo un empate de cinco alcaldías entre el PSOE y el PP en las elecciones pasadas, diferentes avatares han hecho que se llegue a las próximas con 4 para el PSOE, 6 del PP, una Izquierda Unida y otra el PNV. En las de más de 500.000 habitantes tanto el PP como el PSOE tienen tres alcaldías. Barcelona, Sevilla y Zaragoza del PSOE y Madrid, Valencia y Málaga para el PP.

- Izquierda Unida, indispensable

En 2003 el PSOE superó al Partido Popular en 123.400 votos, pero el PP sacó en total 391 concejales más en toda España. La diferencia en porcentaje de votos supuso apenas medio punto.

Hoy, las expectativas electorales del PSOE se centran en conseguir la mayoría, siempre con Izquierda Unida, en las 18 grandes ciudades de más de 250.000 habitantes. Para ello, Álvaro Cuesta reconoce que deben darse estas condiciones: "Un mínimo trasvase de voto del PP hacia el PSOE y estimular al votante afín". La abstención "es el enemigo a batir", sobre todo en estas poblaciones, señala Cuesta.

La actitud abstencionista de los supuestos afines, "contrasta" con el comportamiento electoral de la derecha, en el que apenas cabe el concepto de abstención. "Hay menos participación electoral en los barrios y distritos más afines al PSOE, y en aquellos en los que el voto conservador es mayoritario, la izquierda participa también en menor medida", señala Cuesta.

Además, observa que este comportamiento no se da en las elecciones generales. Si se repitiera la participación de marzo de 2004 "la izquierda tendría mayoría en la mayor parte de las capitales de provincia".

CARMEN RAMIREZ dijo...

Interesante informe estadístico sr. o sra. anónimo/a, de lo que saco la misma conclusión que plasmo en mi post: La abstención sigue siendo el partido mayoritario perdedor en cada uno de los comicios electorales. Es decir hay que ir a votar, o convencer a los abstencionistas incompetentes de que Voten.