viernes, 8 de septiembre de 2006

Cómo criar un hijo y no morir en el intento



A Victoria


Antes de embarcarme en este nuevo viaje por la realidad cotidiana, quiero daros las gracias a todos y a todas los que habéis visitado mi blog. Al día de hoy, hay más de 1300 visitas, ¡¡¡no creía yo que causaría tanta expectación¡¡¡. Gracias a todos y a todas.

Después de un mes de vaguitis continuada, tanto mental como física, debido a las vacaciones veraniegas, vuelvo a la realidad cotidiana. El 6 de septiembre a las 17.45 h. nació Alfonso, un niño deseado y programado (casi como un programa informático), y tras verlo a los minutos de llegar a este mundo, me hizo recordar muchas cosas, buenas y malas, que conlleva hacer llegar un niño a este mundo...

Para el que no lo haya vivido, aquí se lo relato, y para el que lo haya vivido, aquí se lo recuerdo...

Desde que la mujer se queda embarazada empieza a sentir estados de ánimos variopintos. Según tengas una edad u otra, mantengas un estado civil de pareja u monoparental, vivas en un status social más alto o más bajo, empiezas a sentir estados de ánimos como llorar cuando te enteras de ello, tanto por alegría manifiesta, o por el problemón que se te avecina. Unas lo cuentan nada más tienen la primera falta, y otras lo ocultan unas cuantas faltas más...

Y empiezas a pensar, y a pensar... como será mi vida cuando el bebé nazca, y como será mi vida 9 meses hasta que nazca.. que esa es otra...
Nada más lo cuentas, empiezan a regalarte patucos, baberos, y alguna que otra prenda de bebé, que cuando las ves, primero ries, y por dentro te preguntas... para que quiero yo esto, si todavía falta mucho... ¡¡¡Vaya, como si no fuera contigo, ya que queda todavía una eternidad para parir¡¡¡... Y empieza esa eternidad...

A unas les da por llorar, a otras por dormir, otras por vomitar, otras por encerrarse, otras por salir como si se acabara el mundo dentro de 9 meses, (que más o menos, se acaba un poco...), otras por mirarse al espejo de perfil, otras por pesarse diariamente, otras por comer todo lo que se antoje, y otras por pensar... En que leches me he metido...

Y empiezan las revisiones médicas... y empiezan a transcurrir los 9 meses... y engordas.. y empiezas a mirar tu armario lleno de ropa inservible.. y empiezas a gastar... primero para ti, y luego para el bebé que nazca... Se paran en todas y cada una de las tiendas para bebes, (las mismas que antes pasabas de largo como sino existieran), y se te pone una cara de lela... y empiezas a preguntarte... ¿y ahora de que color lo compro?, ¿será niño, será niña?, y si entras y compras, te vas disparada a comprar todo de color blanco, beige, verde y amarillo.. Pero miras de reojo el rosa y el azul, con la pregunta en la cabeza y la mano en el vientre... ¿Qué eres niño o niña?... Y ya sólo tu mente está en a ver cuando el ginecólogo te hace la ecografía para saber el sexo de tu bebé...

Y llegas a tu casa y miras tu cuarto, tu espacio... y dices... ¿y dónde pongo yo todo lo que necesita un bebe?... Otro problemón... tanto de espacio, como económico.. y lo comentas entre tus allegados y empieza la subasta... Yo te regalo la cuna, yo la bañera, yo la sillita, yo aquello, yo lo otro... Y acabas con la cabeza embotada, con toda la lista del bebé llena, pero sigues sin espacio, y si lo tienes, dices cuando ves tanto artefacto... Aysssss, donde me he metido... y vuelves a tocarte la tripita... como si él o ella tuvieran la solución... ¡¡¡ Y eso que todavía no ha nacido¡¡¡

En los últimos 3 meses, tapas todos los espejos, y si los miras, ese día te cojes un cabreo de mil pares de cojones... toda deformada, pareces una mesa camilla, todo te sienta fatal.. Y eso que todos dicen que las mujeres se ponen más guapas cuando están en cinta... Pues entonces miente el espejo, no???

Pero lo más gracioso o según lo mires, lo más serio de todo esto es que esos 9 meses de embarazo, son un puro trámite.. porque llegado el día del parto.. Ufff.. ese miedo a la incertidumbre.. dolerá, no dolerá... saldrá todo bien.. no saldrá..., y empiezas a pensar en los cientos de amigas y familiares que te han contado sus diversos partos... ¡¡¡uys...pobre, no veas lo que duele.. te vas a enterar de lo que es un dolor¡¡¡, ¡¡¡Yoooo, me puse malísima, que largo fué.. creía que me moría..¡¡¡, ¡¡¡Las contracciones .. horrorosas... prefiero un dolor de muelas a parir, cien veces¡¡¡ Y tú mientras acojonada, temiendo que llegue el día D.

Y llegó.. y pares, como no, con contracciones, sin ellas, con epidural o sin ella, con cesarea o sin ella, y pasas un mal rato, el cual se te quita de golpe, cual anestesia, en el momento que te dice el Doctor o la Matrona... ¡¡¡anda mamá, ahí tienes a tu bebé¡¡¡ Y te ponen al bebé encima de tu pecho, oliendo a muertos y todo pringoso, pero tú lo ves el ser más bonito del mundo... Es tuyo... Es tu hijo o tu hija ... y acaba de nacer...

Y nació,.... y llora, sonríe, caga y mea, y como no, come.. y ensucia.. y como no.. Crece.. y crece mucho... y por días... y lo disfrutas, y ríes con él, y lloras con él.. y le regañas, y le enseñas, y te olvidas de aquellos 9 meses tan lejanos, porque ahora vienen años y años, como yo les llamo, de embarazo fuera de tu tripita, mucho más complicado que aquellas miles de preguntas que te hacías cuando estabas gordita y deformada durante 9 meses...

Y llegan sus trastadas, y sus cariños, y sus tristezas, y tú lo acompañarás en ellas, como te acompañaron a tí tus padres.. y siempre acabamos todos diciendo lo mismo... ¡¡¡Cómo comprendo yo ahora a mis padres¡¡¡. Mi padre siempre me ha dicho una cosa, que cuando yo tuve a mi hijo no lo comprendía, pero ahora sí que le digo que tiene más razón que un santo.. "Ya se te hará grande... que es peor...". Y lo es...

Y el niño ha crecido.. y va al colegio.. y aprueba o suspende.. y te llama el profesor para hablar contigo.. y se pone enfermo, y tiene fiebre... y lo llevas al médico, y lo cuidas, y se cura... y se cae y se rompe un hueso... y lo mimas... y se hace cada vez más mayor.. y empieza a salir con sus amigos.. y temes lo que hay ahí fuera, que es lo mismo que tú pasastes con su edad.. pero ahora lo miras de otra forma, no eres tú la que sale, es él.. y le dices.. no vengas muy tarde, ten cuidado, no bebas, dime siempre donde vas, presentame a tus amigos.. Es decir, todo lo que nos jorobaba que nos dijeran nuestros padres, y ahora ponemos las mismas palabras en nuestra boca...

Y terminan los estudios, o no los que nosotros hubiéramos querido que hubiesen terminado, y salen a la selva del mercado laboral, y todos los padres quisiéramos que nuestros hijos salieran de casa a sentarse en un amplio despacho y fueran jefes, pero no, no hay despachos para tantos .. y sufres verlos competir cual animalito acorralado entre tanta fiera. Y tú cual leona o león, estarás ahí para protegerlo para siempre jamás, y quererlo más que a tu propia vida...

Pero esa es la vida.. y sólo te acuerdas de todo esto, por lo menos yo, casi 21 años después.. Cuando el miércoles 6 de septiembre a las 17.45 h. nació Alfonso, mi "sobrino programado", de Victoria, una pequeña gran mujer, y una gran amiga... ¡¡¡ Suerte y Felicidades¡¡¡

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola hermanita:

Si, ¿ y sabes por qué ?, pues porque nuestras opiniones también les interesan a más gente de la que creemos......

Y con lo de tu sobrino, es así, como si fuera un camino iniciático, reservado solamente a las mujeres, el camino iniciático de ser fuente de vida...

Besos hermanita

Octavio

fred dijo...

El otro día vi a tu hijo y no lo conocí fue el quien nos saludo a paco, paqui , nany y a mi, en el plza mayor, increible como pasa el tiempo, parece que fue ayer cuando venia a pedir el ordenador para jugar y ahora fiate tu con novia y to.
un saludo y enhorabuena por ser tita

CARMEN RAMIREZ dijo...

Gracias fred, para que veas como pasa el tiempo, todavía me acuerdo cuando le hacíais pelotas con papel para entretenermelo, y le dabais caramelos de toda una "comarca" en elecciones en el Provincial, y mira... el mes que viene 21 añitos cumple la criaturita...jejeje

Anónimo dijo...

Me encanto este blog..esta super chevere.....el mejor ke he leido en mi vida...y sii algun dia sere madre tambienn..
Ann r