domingo, 31 de mayo de 2009

Tallarines "a mi manera"

Hola a todos. Parece que la vida vuelve a darme otro cambio, aunque esta vez para bien, ya era hora¡¡¡. Desde que con mi "grito" de auxilio, cuando publiqué a la desesperada mi Curriculum Vitae, a los pocos días, gracias a alguien a la que quiero mucho, y de verdad conoce que si acudí a ese desesperado recurso, es porque ya no podía más... Encontré trabajo.

He vuelto a un sitio desde el que hace mucho tiempo llevaba pensando que no debería haber salido hace unos 10 años, cuando me fuí de alli, según creía yo, era para mejorar..., pero bueno, como les he dicho a todos, nunca es tarde para "volver a casa". Gracias a mi gitanita, y a mi loco, excéntrico, pero querido Jefe por aceptarme de nuevo.

Está claro, que volver al mercado laboral, ha hecho de nuevo cambiar mis hábitos habituales, entre ellos, cocinar de noche, para que al día siguiente cuando vuelves a casa al mediodía a comer, sin perder mucho tiempo, puedas almorzar tranquila, reposar un ratito, y volver a la oficina...

De ello, que he vuelto a recuperar muchas de " recetas propias" que hace tiempo no cocinaba, y esta que os presento, parece que tiene éxito entre los que la han probado, así que allá va: Tallarines " a mi manera", que es una mezcla, entre pasta a la carbonara, y la clásica salsa de tomate. Espero que os guste.


Ingredientes:

- Tallarines (en mi caso para dos raciones)
- Mantequilla
- sal
- pastilla de avecrem
Para la salsa:
- 1 diente de ajo
- 1 cebolla grandecita
- aceite de oliva
- 200 ml. nata líquida para cocinar
- 1 lata de champiñones laminados (se pueden poner también naturales, según el gusto de cada cual y los recursos)
- 250 gr. carne picada (de pollo, de ternera, o de cerdo, al gusto)
- 1 lata de tomate triturado ( ó tomate natural)
- 1 vaso de vino blanco
- sal
- pimienta
- queso rallado o tranchetes (para gratinar al final)

Empezamos a elaborar la salsa:

1º En una sarten, o cazuela ( a elección), ponemos el aceite de oliva (como se dice en el sur, un chorreón generoso), y le echamos el ajo picado, y la cebolla picada a trocitos pequeños, y los mezclamos con el aceite en la sarten al fuego, hasta que estén pochadas, o reblandezcan.

2º Cuando ya este pochada la cebolla, echamos la carne picada, y salpimentamos. Removemos y cuando coja un poquito de color, echamos los champiñones, siempre mezclando todo, a la vez que se cocina, a fuego medio-fuerte.

3º Cuando coge un poquito de color, cuando observamos que se va evaporando el líquido que suelta la carne, con los champiñones, echamos el vaso de vino blanco, y lo seguimos mezclando todo, siempre a fuego medio-fuerte, hasta que se va haciendo la carne y lo notaremos por el olorcito que desprende el vino cocinando la mezcla, y vaya evaporando el alcohol del vino.

4º Seguidamente, y sin dejar de remover para que no se corte, echamos la nata líquida, poco a poco, bajando un poco el fuego, hasta que esté toda incluída en la mezcla, y antes de que se espese, echamos el tomate triturado, a veces, según las cantidades no hace falta echar la lata entera (de 200 gr.) , y vamos mezclando con todos los ingredientes cocinados, siguiendo a fuego medio. Yo despues de esto, tapo un poco la sarten, (para evitar salpicones, jejeje), para que se haga con su propio calor, además de bajar el fuego a lento. Como veréis ni su color es blanco como la nata, ni rojo como el tomate, se queda ese color naranjita tan mono, jajajaja.

5º Ya tenemos elaborada la salsa, así que ahora coceremos la pasta. Yo en este caso he elegido Tallarines, es la que más me gusta, pero también se puede hacer con todo tipo de pasta a elección.
Yo caliento en una olla grande, agua, con una cucharada de mantequilla, o margarina, 1 pastilla de avecrem, y un poco de sal, hasta que empieza a hervir, y echo la pasta, bajando el fuego a moderado, y ya según el tipo de pasta y los tiempos que nos diga el envase, pues se deja cocer la pasta, hasta que esten al dente, o en su punto.
Una vez lista, las escurrimos, y yo para quitarle esa sensación pegagosa que le queda a la pasta una vez cocida, la enjuago en agua fria, con el escurridor. Y ya tenemos también la pasta lista.

6º Una vez tenemos la pasta y la salsa, procedemos a emplatar. Echamos según la hambre del comensal, tallarines en un plato y cubrimos con la salsa, y para el que le guste gratinada, se le echa queso rallado, o como en mi caso, ( se me acabó el queso rallado), le echamos tranchetes cortado en finas tiras, y decoramos el plato, y a gratinar unos 3 minutos en el grill del microondas, o horno, según recursos de cada uno.

Y listo para comer....




Espero os haya gustado, a mi y a Juanra, esa tarde después de almorzar, nos costó bastante volver a levantarnos para ir a trabajar, jejeje...


2 comentarios:

Juanjo dijo...

¡¡Bueno, ésta me la apunto!! Pero tendré que hacer algo con lo de la nata porque a mi "santa" le sienta como un tiro; es una cosa que descubrimos de recién casados -cuando nos dio por los solomillos Strogonov- y desde entonces la hemos desterrado de nuestra cocina. Nos saldrá más "colará", pero igual de rica.

Por cierto, Carmen, bienvenida al club de los cocinillas.

Besos.

Octavio Dopico Pérez dijo...

Hola Hermanita:

No sabes cuanto me alegro de lo que acabo de leer. YA te lo había dicho, que pronto sucedería de nuevo.

Un besazo

Octavio